Jones, Lewis

Lewis Jones (Caernarfon, Gales, Reino Unido, 30 de enero de 1836 – Trelew, Chubut, Argentina, 24 de noviembre de 1904) fue uno de los fundadores de la Colonia galesa en la Patagonia. La ciudad de Trelew (en galés: Tre = pueblo, Lew = Luis, «pueblo de Luis») lleva el nombre en su honor.

Lewis Jones nació en el poblado de Caernarfon en Gales, en 1836. Trabajó de impresor y vivió durante algunos años en Holyhead y Liverpool, donde se convirtió en un miembro destacado de la Sociedad Colonizadora, cuyo objetivo era crear una “Nueva Gales” debido para preservar su idioma y su cultura que se veía amenazada por los ingleses.1​

Colonización galesa
Artículo principal: Colonización galesa en Argentina
Hacia fines de 1862, acompañando a Love Jones Parry, barón de Madryn, viajó a la Patagonia para decidir si esa región era adecuada para una colonia galesa. La exploración fue totalmente financiada por Love Jones que invirtió por lo menos 750 libras esterlinas de su bolsillo. Visitaron en primer lugar Buenos Aires.

Tras entrevistarse con el ministro Guillermo Rawson, exploraron el río Negro que ya estaba habitado. Como la intención era fundar una colonia galesa, buscaron otros lugares.

Siguieron hacia el sur en un pequeño navío llamado «Candelaria» que fue llevado por una tormenta a una bahía que llamaron “Porth Madryn”, conocida posteriormente como golfo Nuevo, donde se levanta la actual ciudad de Puerto Madryn. Tras explorar el lugar, Lewis Jones elaboró un informe muy positivo, con descripciones exageradas sobre la abundancia de ganado, pastos altos y manzanas, cerezas y ciruelas.

Love Jones Parry regresó a Gales. En marzo de 1865, Lewis Jones y Edwyn Roberts viajaron desde el sur a Buenos Aires a hacerse cargo de las donaciones del gobierno. Como parte de las promesas del cónsul eran falsas, tuvieron que tomar créditos de comerciantes ingleses en Buenos Aires para financiar los instrumentos de trabajo.

El cónsul inglés en Buenos Aires trasmitió a los posibles colonos una oferta del ministro Rawson de tierras, ganados, semillas y alimentos.

Llegada de los galeses a Puerto Madryn

Lewis Jones
Sin saber las últimas novedades y luego de informes favorables de Love Jones Parry y Lewis Jones, el 25 de mayo de 1865 partió de Liverpool el velero Mimosa con 165 colonos galeses.

El 26 de julio, después de casi dos meses en el mar, un miembro de la tripulación anunció que había tierra a la vista. El barco arribó a New Bay (golfo Nuevo) aquella noche. Por la mañana siguiente, los pasajeros subieron a cubierta para echar un vistazo a tierra y avistaron otro barco en las cercanías, el «Juno». El capitán del «Mimosa» George Pepperrell de 25 años de edad y Watkin P. Williams utilizaron un pequeño bote para acercarse. No tardaron en regresar con Lewis Jones a bordo, quien se dirigió a los pasajeros que se mostraban felices.

A continuación, Jones regresó a su barco «Juno» y el «Mimosa» siguió su rumbo antes de echar el ancla en la bahía frente a la que hoy es la ciudad de Puerto Madryn, Chubut, Argentina.

Una pequeña tripulación se acercó a tierra aquella noche, pero el resto de los pasajeros, 161 ya que 4 de ellos murieron en el trayecto del viaje, tuvo que esperar un día más antes de poder pisar la Patagonia: el 28 de julio, día del desembarco.

Fundación de Rawson
Artículo principal: Rawson
El clima y la geografía eran desconocidas para la mayoría del grupo. Al poco tiempo resultó indispensable la obtención de agua dulce. Algo menos de cien galeses se trasladaron al valle; los otros desertaron, debido a las duras condiciones climáticas. Además, también provocó el rechazo y el enojo de algunos colonos hacia Jones, quien era la principal figura.1​ Así llegaron hasta la desembocadura del río que buscaban, el Chubut, entonces Chupat.

Se instalaron en la margen norte del mismo y fundaron un pueblo -que luego sería capital de la provincia- al que llamaron Rawson, en honor al Dr. Guillermo Rawson, ministro del Interior del presidente Bartolomé Mitre, quién los había ayudado para que se establecieran en la Patagonia.

El valle del Chubut era ya conocido por Henry Libanus Jones, marino galés que había visitado la zona en 1814 y que se había enamorado del lugar, estableciendo una factoría y el «fuerte Paz» en 1854 pero que habría fracasado totalmente en 1856.

Un tal Davies se encargó de la reorganización de la colonia. Ninguno de los galeses tenía la menor idea de que se podía sembrar y cosechar sin lluvias, acostumbrados a vivir bajo lloviznas intermitentes.

En el segundo año de la colonia, una nueva disputa surgió entre los inmigrantes con relación a la propuesta del presidente de la colonia, Lewis Jones, de empezar a comerciar guano. Una vez visto que el plan del presidente no aportaría beneficios al conjunto de la colonia, sino tan sólo a una empresa que el propio Lewis Jones iba a crear, estallaron las protestas. Unos días más tarde, Lewis Jones perdió su cargo de presidente y abandonó Rawson para exiliarse temporalmente en Buenos Aires.2​

Sistema de riego

Tercera casa de Lewis Jones en Chubut, ubicada en una esquina céntrica de Trelew. Antes había construido su primera casa en su chacra cercana a Rawson y más tarde una casona conocida como “Plas Hedd” (lugar de paz). En esta tercera casa funcionó una escuela secundaria con internado para señoritas, creada por su hija en 1890, el periódico Y Drafod y transitoriamente el Banco de la Nación Argentina, tras la inundación de Rawson en 1899.
Jones intentó gestionar tierras en la provincia de Santa Fe, pero en ese momento el gobierno solo pensaba en la guerra. De regreso a Madryn, encontró a los colonos reunidos, esperando un barco para volverse. Los convenció de regresar al valle, donde la cosecha fracasó una y otra vez,con la única excepción de la granja de Aarón Jenkins que había descubierto accidentalmente el riego por medio de canales.

Ese descubrimiento, reedición de otro similar hecho en Medio Oriente hace 6 mil años, cambió la historia. En solo un año, Jones hizo cavar decenas de canales, reorganizó la comunidad y formó escuelas en idioma galés en las capillas. Eso atrajo a nuevos colonos.

A poco de la llegada de los galeses, el teniente coronel Julián Murga había fundado la localidad de Rawson en honor del ministro, y ésa es hoy la capital provincial. Otros dos pueblos galeses, Gaiman y Dolavon, fueron organizados por Jones.

Ferrocarril Central del Chubut

Vista de la Estación Trelew hacia 1915.
Artículo principal: Ferrocarril Central del Chubut
Debido al crecimiento de la colonia, gracias al sistema de riego y la llegada de nuevos colonos, fue necesario la construcción de una línea férrea, entre el valle y el golfo Nuevo para disminuir el tiempo del envío de las cosechas, ya que el viaje a caballo demandaba unas veinte horas.

En 1884 el gobierno argentino le otorgó la concesión para construir y operar una línea de ferrocarril. Con la ayuda del ingeniero Azhabel P. Bell, Jones fundó una compañía en Liverpool, para financiar la construcción. El 20 de octubre de 1884, se sancionó la Ley 1539 que autorizaba las obras.3​

El tendido se completó en poco más de año y medio. Finalmente, el 11 de noviembre de 1888 abrió al público una línea que unió Puerto Madryn con el valle inferior del río Chubut. Su cabecera en el valle dio nacimiento al pueblo, luego ciudad, de Trelew.4​

Periodismo

Letrero que recuerda a la antigua casa de Lewis Jones.
Lewis Jones, también se destacó por su trabajo como periodista. Fundó el periódico “Ein Breiniad” en 1878 y “El Mentor” (en galés: Y Drafod) en 1891. En 1893, por problemas de salud lo deja a cargo de su hija Eluned. Cabe destacar, que este último periódico se edita hasta la actualidad tanto en galés como en español.1​5​

También publicó el libro “Una Nueva Gales en Sudamérica” (llamado en galés: “Y Wladfa Gymreig”).1​

Familia
Lewis y su esposa Ellen Griffiths (con quien se casó en 1859) tuvieron dos hijas: Eluned Morgan, quien se convirtió en una figura de relevancia en la colonia galesa, y es recordada como una de las principales escritoras galesas de la Patagonia, y Myfanwy Ruffydd, quién se casó con Llwyd ap Iwan, hijo de Michael Daniel Jones.1​

Fallecimiento

Monumento a Lewis Jones en Trelew.
Lewis Jones murió en 1904, el año en que Trelew eligió su primer autoridad municipal, y fue sepultado en el cementerio de la Capilla Moriah, al sur de Trelew, en la zona rural de Glyn Du, cerca del río Chubut.

Homenajes
En 2015, y con motivo de los 150 años de la colonia galesa, surgió la propuesta de hermanar Trelew con Caernarfon, donde nació Jones. El acuerdo quedará concretado el 28 de febrero ante la presencia del Lord Dafydd Wigley, parlamentario británico. Hacia fines de enero, las autoridades galesas ya habían firmado el acuerdo. Este fue redactado tanto en galés como en español como eran los antiguos documentos de la colonia.6​

García Mérou, Martín

Martín García Mérou (Buenos Aires, 14 de octubre de 1862 – Berlín, 30 de mayo de 1905) fue poeta, novelista y ensayista, pero fueron sus valiosas críticas literarias las que lo volvieron reconocido, tarea limitada por su condición de diplomático y político.1​ Entre sus obras se encuentran: Estudios literarios (1884), Libros y autores (1886,2​), Juan Bautista Alberdi (1890), Recuerdos literarios (1891), Confidencias literarias (1894), Ensayo sobre Echeverría (1894,3​) y El Brasil Intelectual: impresiones y notas literarias (1900,4​).1​ Falleció joven, a los 43 años.1​

Hijo del español Antonio García y de la francesa Olimpia Mérou, pasó su infancia en la provincia de Entre Ríos, y cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Allí comenzó su carrera literaria, al ganar un concurso por una composición y comenzar a publicar folletines en el diario La Nación.5​

Inició estudios en derecho en la Universidad de Buenos Aires, pero prefirió dedicar su tiempo a la literatura, publicando sucesivos tomos de poesías. Perteneció al Círculo Científico y Literario y publicó en el periódico Álbum el Hogar, editado por el poeta Gervasio Méndez.5​

A los diecinueve años acompañó como oficial de legación a Miguel Cané, en la embajada argentina en Colombia, y poco después en Venezuela, donde también fue encargado de negocios interino. En 1883 fue secretario de la embajada en Brasil y al año siguiente en España. Hizo un largo viaje a París, desde donde acompañó a Nicolás Avellaneda en el viaje de regreso a su país, durante el cual se produjo el fallecimiento del expresidente.5​

En 1885 fue secretario privado del presidente Julio Argentino Roca, quien al año siguiente lo nombró embajador en Paraguay. Presidió las exequias de Domingo Faustino Sarmiento, fallecido en Asunción. Fue sucesivamente embajador en Perú, Brasil y Estados Unidos.5​

Durante su larga carrera diplomática mantuvo correspondencia con el diario La Nación, que publicaba sus artículos, y con su director, Bartolomé Mitre. Fue un firme admirador de los Estados Unidos5​ y un ferviente creyente en los beneficios del panamericanismo, y colaboró activamente en el establecimiento de relaciones cordiales entre su país y la potencia norteamericana, que habían pasado por un período de fuerte rivalidad.6​

En 1901, el presidente Roca lo nombró Ministro de Agricultura de la Nación, aunque no tuvo ninguna actuación de relevancia, ya que enseguida se puso al frente de la delegación de su país en la Conferencia Panamericana de México, donde propuso establecer como norma obligatoria para todas las diferencias entre países el arbitraje por gobiernos de terceros países; tuvo la firme oposición del delegado estadounidense.7​ Por eso mismo, solicitó y obtuvo del presidente su reposición como embajador en ese país, para continuar su campaña en favor de la postura del arbitraje.5​

En 1905 fue nombrado embajador en el Imperio Alemán, con cargo de ministro plenipotenciario ante Rusia y el Imperio Austrohúngaro. Falleció pocos días después de su llegada a Berlín, en mayo de ese año.5​

No; no es un desconocido para vosotros ni para nadie en nuestra patria Martín García Mérou. Su nombre, puesto al pie de un canto inspirado en el amor a la justicia y en la admiración que infunde el heroísmo en las almas bien templadas, ha quedado grabado en nuestros corazones tan profundamente como el recuerdo del héroe que cantó y la grandeza de la gloria que lo inspirara!.8​

Ricardo Rossel. Presidente del Ateneo de Lima. Del discurso de bienvenida al Ateneo de Lima. Lima, 20 de noviembre de 1891

de Estrada, Ángel

Ángel de Estrada (Buenos Aires, Argentina, 20 de septiembre de 1870 – en alta mar frente a Río de Janeiro, Brasil, 28 de diciembre de 1923) fue un poeta, novelista y cuentista argentino, gran admirador y amigo del poeta nicaragüense Rubén Darío y con cuantiosas influencias del escritor italiano Gabriele d’Annunzio.

En 1889 se inició como poeta con diversos ensayos, aunque sus mejores escritos están hechos en prosa, en estilo modernista. Era un viajero incansable que estimaba Francia y la Italia del Renacimiento. Tuvo una gran fortuna y siempre dio muestras de ser un gran caballero. En su país fue profesor en el Colegio Nacional y en la Academia de Filosofía y Letras.

También le gustaba escribir las crónicas de sus viajes y escribía en diversos diarios. Se caracterizó por su delicada musicalidad y un espíritu estetizante, y además de una abundancia de neologismos, y una marcada tendencia al detallismo en la descripción de paisajes y ambientes.

Murió en el barco que lo llevaba de regreso a Argentina de un viaje por Europa, a causa de un accidente en alta mar, cerca de Río de Janeiro en 1923.

Daireaux, Émile Honoré

Hijo de François Daireaux y Madeleine Herbin (Daireaux-Herbin) —franceses de origen normando—, Émile nació circunstancialmente en Río de Janeiro, Brasil, donde su padre, dirigió por casi 30 años una muy importante explotación de café. Vuelta la familia a Francia (1849), se radicaron primero en Argenteuil y luego en Neuilly, París, donde Émile [más tarde argentinizado, Emilio] cursó estudios en el Liceo Charlemagne y luego se licenció en Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de París en 1863. En 1867, él y su hermano Geoffroy —de ello, Godofredo— François se trasladaron a Buenos Aires, Argentina, por gestiones comerciales de importación y exportación iniciadas por su padre. Allí, Emilio contrajo matrimonio con doña Amalia Molina Regueira perteneciente a una arraigada familia porteña. Luego de un breve viaje a Francia, donde el matrimonio Daireaux Molina se halló en París durante el aciago período del sitio de la ciudad, en época de la guerra franco-prusiana, regresaron a Buenos Aires y Emilio revalidó su título de abogado doctorándose en la Facultad de Derecho, estableciendo su estudio en la capital Argentina.

Primeras publicaciones, labor periodística
Poco después publicó su libro “Buenos-Ayres, La Pampa et La Patagonie” (ed.Hachette, 1877) conteniendo una descripción amplia de la República Argentina, de la fisonomía de la pampa y de los territorios australes por los cuales viajó y una reseña de la economía, la producción y el comercio. Al mismo tiempo desarrolló una activa labor en la prensa local especialmente en el ámbito de la comunidad francesa de Buenos Aires (juntamente con Alejo Peyret, Raoul Legout, León Walls, Alexandre Berheim, Albert Larroque) fundando en 1880, conjuntamente con Alfredo Ebelot , el periódico “L’Union Francaise”. Daireaux colaboró en “Le Courrier de La Plata”, del cual también fue director, así como lo hizo frecuentemente en publicaciones extranjeras como la “Revue des Deux Mondes”, la “Revue Britannique”, “Les Débats”, “L’Economie francaise”, entre otras. Produjo además diversas obras jurídicas tanto en francés cuanto en versión castellana, como “Le droit international privé dans la Republique Argentine” y “El abogado de sí mismo” o Tratado de Derecho Usual, una muy completa exposición del derecho argentino en sus distintas ramas con modelos de contratos, escritos judiciales, constitución de sociedades, etc.(Hachette, 1887).

Vida y costumbre en El Plata
Ese mismo año 1887 dio a luz su obra más importante en dos volúmenes “Vida y Costumbres en El Plata” que contiene una extensa y documentada descripción del país, su historia, su organización institucional y legal, su economía y finanzas públicas, así como una rica exploración sociológica de las costumbres, la vida social, cultural, las producciones regionales, etc. que en la actualidad continúa siendo una fuente valiosa de información para la investigación historiográfica. El libro lleva en su prólogo cartas dirigidas al autor por dos grandes presidentes argentinos, los generales Bartolomé Mitre y Julio A. Roca con los cuales Daireaux mantenía relación personal, al igual que con el Ingeniero Emilio Mitre, los hermanos Eduardo y Domingo Olivera, Luis V. Varela y otras personalidades porteñas de la época. El éxito de la obra, en Argentina y en Francia lo impulsó a publicar posteriormente “Trois mois de voyage a La Plata” y “Les francais a La Plata”.

Promoción de la Argentina en Francia
A partir de 1890 viaja más frecuentemente a Francia, radicándose finalmente en París. Emilio Daireaux fue un activo propagandista e impulsor de la radicación de capitales franceses en la Argentina, organizando a tal fin conferencias en Francia. En 1904 en una conferencia en París a la cual asistieron más de dos mil personas se comentó: “Con fácil palabra e imágenes muy apropiadas al tema, el conferenciante trazó el cuadro de las grandes mejoras realizadas por la República Argentina, señalando sus progresos agrícola-ganaderos como dignos de que el mundo fijara asombrado la vista en ellos”. Exhortó a los capitalistas franceses a invertir en la argentina, censurando el espíritu de estrecho proteccionismo imperante en Francia y esbozó un cuadro halagüeño del porvenir que espera a la gran república sudamericana.1​ Él mismo había adquirido un establecimiento de campo en la provincia de Buenos Aires denominado Estancia “Las Diez Lagunas”. Hoy día ese territorio forma parte del Partido de Daireaux (hasta 1970 denominado Caseros y cuya autonomía se consiguió el 5 de julio de 1910 gracias a otro notable precursor del desarrollo de esa zona, Pablo Guglieri), cuya cabecera es la ciudad de Daireaux, establecida hacia el año 1899. Algunos de los hijos de Daireaux se radicaron así en la Argentina donde se arraigó una vasta descendencia familiar, mientras que otros residieron en Francia. Emilio Daireaux murió en París en su residencia de los Champs Elysées el 22 de junio de 1916. Por propia voluntad sus restos descansan en el cementerio de Nicorps, Coutances, Normandía.

Cordero, Clodomiro

Clodomiro Cordero (n. Buenos Aires, Argentina; c. 1825 — f. Buenos Aires, Argentina; 27 de septiembre de 1884) fue un abogado, político, periodista y escritor. Defendió la causa Jordanista desde la prensa.

Desde chico vivió en Entre Ríos, “a la sombra protectora de sus frondosos árboles” y disfrutando el amparo “de sus hogares hospitalarios”.1​ Estudió en el Colegio Nacional de Concepción del Uruguay. Recibido de abogado, actuó como Juez de primera instancia.

Diputado provincial en tiempos en que la Legislatura de Entre Ríos estuvo bajo la influencia de Justo José de Urquiza. defendió la libertad de sufragio prácticamente suprimido por Urquiza y denunció las anomalías de un Poder Judicial dependiente del caudillo de San José. Escribió en especial sobre el caso Frigueiro, designado como el encargado de la recaudación de la contribución directa y el arrendamiento de los campos 1869, que originó que se cerraran todas las receptorías públicas. Fue un verdadero escándalo, que incidió sobre el desprestigio de Urquiza.

Integrante de la Cámara que eligió gobernador a Ricardo López Jordán en 1870.

Junto con Onésimo Leguizamón, presentó al General Emilio Mitre una propuesta para tratar, infructuosamente, de solucionar el diferendo entre el gobierno nacional y López Jordán y sus ministros a quienes Domingo Faustino Sarmiento había puesto fuera de la ley.2​3​

Depuesto López Jordán, se radicó en Buenos Aires, donde, desde las páginas de la prensa defendió, bajo el seudónimo Clodio, la causa jordanista contra el porteñismo.

Cuando se suscitó la cuestión entre Concepción del Uruguay y Paraná, sobre cuál de estas ciudades debía ser la sede del gobierno provincial, Cordero, en adhesión a Juan A. Mantero, escribió su obra más conocida: Horacios y Curiacios, publicada en Buenos Aires en 1883, en la que defiende el derecho histórico de Concepción del Uruguay a ser capital de la provincia. Se opuso en forma terminante a ese traslado, e incluso trató, junto con otras personalidades de entonces, de insurreccionar a la población de Concepción del Uruguay.

Ejerció su profesión de abogado en Buenos Aires, distinguiéndose, también como periodista. Falleció el 27 de septiembre de 1884 en Buenos Aires. Sus restos se encuentran en el cementerio de Paraná.

Obras
1871 – Revolución de Entre Ríos – La guerra y la paz. Buenos Aires: Imprenta La Tribuna.4​ Libro electronico5​
1883 – Los Horacios y los curiacios Estudios sobre la capital de Entre-Ríos y sus reformas constitucionales. Buenos Aires: Tipografía Italo-Argentina de B. Borghese.6​ Libro electrónico7​
1884 – La Argentina: su vida y sus instituciones. Buenos Aires : Imprenta Los Tiempos.8​

Cazón, Higinio

Higinio D. Cazón (Tucumán 18642​ – Balcarce 1914) fue un payador, escritor y compositor argentino de raza negra. Grabó alguno de los primeros tangos criollos, por ej: “El Taitá”.3​4​ Publicó un folleto llamado Alegrías y Pesares, donde se incluyó su composición “Bajo el Ombú Copioso”, lo cual hizo que lo reconocieran como poeta. El 30 de junio de 1896 se trenzó en una payada contrapuntista con Gabino Ezeiza, en el Teatro Doria de Buenos Aires. Trenzó amistades con otros payadores de la época, en especial con Madariaga y Ángel Villoldo, lo cual hizo que formaran un grupo de Tango. Falleció de repente en una gira musical, en la ciudad de Balcarce.

Se reunía en el Café de los Angelitos con otros artistas de la época, tales como: Gabino Ezeiza y Carlos Gardel. Debido a esto, fue inmortalizado al ser mencionado en la canción “Café de los angelitos” de Cátulo Castillo.

Barros, Álvaro

Álvaro Gabriel Barros García (Buenos Aires, 18 de marzo de 1827 – ibídem, 13 de enero de 1892) fue un militar, político y escritor argentino.

Biografía
Fue hijo de Álvaro Demetrio Barros y Manuela García Ferreyra, descendiente del coronel Pedro Andrés García. Tras dedicar su juventud al comercio, ingresó a las Guardias Nacionales de Caballería en 1852, poco después de la Batalla de Caseros.1​

En el año 1867 fundó la ciudad de Olavarría.2​

Es autor de los libros Indios, fronteras y seguridad interior, Pampas del sur: fronteras y territorios federales (1872) y La guerra contra los indios (1877). En el primero de estos, se mostró partidario de una integración pacífica de los indígenas, proponiendo3​

…repartir en propiedad esos campos a los indios, medidos, escriturados y amojonados; establecer entre ellos un sistema de orden que ellos mismos anhelan, porque muchos hay que han aprendido a conservar lo que adquieren y saben valorar lo que importa a la propiedad. Proporcionar pequeños recursos para que se dediquen a la labranza los que son capaces.

Denunciaba también que la responsabilidad de los malones recaía sobre3​

El Gobierno [que] manda entregar raciones a los indios, con el objeto que vivan de ellas sin necesidad de robar. La imprevisión con que se procede a su entrega ha permitido que los encargados y los proveedores puedan abusar libremente. Vencido el plazo, la entrega no se hace; los indios esperan, reclaman, van y vienen y nada consiguen, hasta que cansados y apurados por la necesidad convienen con el proveedor en recibir el todo en dinero o una parte en dinero y otra en efectos. En dinero vienen a recibir apenas un 10% del valor de los artículos y éstos de tan mala calidad y tan escamoteados, que poco más o menos sufren la misma rebaja. Lo que no venden al proveedor lo entregan con igual desventaja a otros, en pago de tejidos u otros efectos que sobre esto les dan al fiado; y despojados así de este recurso, van luego a desquitarse en los intereses del hacendado.

Desde el 12 de septiembre de 1874 y hasta el 1 de mayo de 1875 fue gobernador de la Provincia de Buenos Aires por renuncia que hizo su antecesor, Mariano Acosta, para asumir como vicepresidente de la Nación.4​

Posteriormente fue diputado nacional, y el día 7 de junio de 1876 denunció irregularidades dentro del Ejército Argentino en el Congreso nacional:3​

El Ejército Argentino, siendo uno de los más deficientes y atrasados, es el más caro del mundo. (…) El resultado económico de este desorden es notable. Mientras que el soldado alemán cuesta $ 199 fuertes por año y el francés 189, el argentino cuesta 521 y mucho más en tiempo de guerra, y sufre como ninguno y en todo tiempo, todo género de necesidades y miserias.

Imagínese usted a un soldado mal vestido, casi desnudo, al raso completamente, en medio de los rigores de un invierno harto cruel, sin lumbre que calentara sus miembros ateridos, y más que todo sin el alimento necesario a la conservación de sus fuerzas; imagínese todo esto, digo, y tendrá una idea más o menos exacta de lo que acá se ha sufrido.

Con arreglo a aquellos principios de organización que con poca diferencia se observan en todos los ejércitos europeos, y han dado excelentes resultados en la guerra, el ejército argentino que consta de 8.000 soldados, estaría perfectamente servido con 270 oficiales (tiene 604) y 57 jefes de línea (tiene 302), resultando un exceso de oficiales del 89% y de jefes, del 709%.

Inició un juicio contra un proveedor del Ejército, pero este fue cerrado por orden del Ministerio de Guerra. En respuesta, Barros solicitó la baja militar, afirmando que3​

V.E. considera inútiles mis servicios y no debo continuar siendo gravoso al Estado.

Con el grado de coronel, fue designado primer gobernador de la Gobernación de la Patagonia el 21 de octubre de 1878, cargo que asumió el 26 de enero de 1879 —antes de la ofensiva principal de la Conquista del Desierto— y que ejerció hasta julio de 1882. La ciudad capital de la Gobernación fue Mercedes de Patagones, nombre que Barros cambió por Viedma, su denominación actual.5​

Almeyra, José Juan

José Juan Almeyra fue un médico y escritor argentino del siglo XIX.

José Juan Almeyra (o Juan José Almeyra) nació en la ciudad de Buenos Aires en los primeros días de octubre de 1828, hijo del destacado médico argentino Francisco de Paula Almeyra y de María de la Trinidad Demaría Escalada.

En 1848 se graduó en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires.

Durante la epidemia de cólera de 1868 sirvió con abnegación a los enfermos. Al estallar la epidemia de fiebre amarilla en Buenos Aires en 1871 que diezmó la población, Almeyra acudió nuevamente en auxilio de sus conciudadanos lo que le valió ser condecorado con la Cruz de Hierro otorgada por la Municipalidad de Buenos Aires, la medalla de oro del Consejo de Higiene Pública y ser citado en el informe que presentó la Comisión de Homenaje del gobierno nacional.

Sobre el trágico suceso escribiría su Breve memoria sobre la epidemia de la fiebre amarilla que ha visitado la ciudad de Buenos Aires en el año 1871.

Falleció en Buenos Aires el 30 de noviembre de 1885

Estaba casado con Carmela Arriola Escalada con quien tuvo tres hijos: Hipólito, David y Abraham Almeyra Arriola.

Considerado por sus biógrafos «hombre culto y de fortuna fue también artista (…) Su casa constituyó un centro de reunión de los notables en el ámbito artístico, literario y político».1​

Escribió también un libro de carácter enciclopédico recopilando acontecimientos a su juicio notables acaecidos entre los años 1848 y 1885.